martes, 26 de octubre de 2010

Goddess


En la seguridad de mi espíritu, no existe desafío que yo no sea capaz de afrontar. Indigente de nombre, posición y apariencia, soy en mi entendimiento una diosa invicta.

lunes, 25 de octubre de 2010

Hopefully


—Puede que no sea hoy, ni mañana, pero tengo miedo de que un día empiece a llorar y no pueda parar y se inunde la habitación y nos ahogemos las dos.
—Aprenderé a nadar.

domingo, 24 de octubre de 2010

Dubious


¿Qué pasa si no hay nadie? ¿Qué pasa si vives toda una vida, y nadie te espera?

viernes, 22 de octubre de 2010

Hedgehods


Tiene la elegancia del erizo: por fuera está cubierta de púas, una verdadera fortaleza, pero intuyo que, por dentro, tiene el mismo refinamiento sencillo de los erizos, que son animalillos falsamente indolentes, tremendamente solitarios y terriblemente elegantes.

jueves, 21 de octubre de 2010

Éxito


Thomas Edison llegó a fracasar en 2.000 ocasiones antes de lograr el filamento de hilo de algodón carbonizado para su bombilla. Y cuando le preguntaron dijo: "no fracasé, descubrí 2.000 modos de cómo no se hace una bombilla, pero sólo debía encontrar un modo de que funcionara."

No soporto el egoísmo de liberar la conciencia machacando al otro.

lunes, 18 de octubre de 2010

Lo mejor


Felicidad en estado puro, brutal, natural, volcánico, que gozada, era lo mejor del mundo...

Mejor que la droga, mejor que la heroína, mejor que la coca, chutes, porros, hachís, rallas, petas, hierba, marihuana, cannabis, canutos, anfetas, tripis, ácidos, lsd ,éxtasis...

Mejor que el sexo, que una felación, que un 69, que una orgía, una paja, el sexo tántrico, el kamasutra, las bolas chinas...

Mejor que la nocilla y los helados de cocacola...

Mejor que la trilogía de George Lucas, que la serie completa de los Teleñecos, que el fin del Milenium...

Mejor que los andares de Ally Mcbeal, Marilyn, la Pitufina, Lara Croft, Naomi Campbell y el lunar de Cindy Crawford...

Mejor que el pequeño paso de Amstrong sobre la Luna, el Space Mountain, Papa Noel, la fortuna de Bill Gates, las malas experiencias cercanas a la muerte, la resurrección de Lázaro, todos los chutes de testosterona de Schwarzenegger, el colágenos de los labios de Pamela Anderson, mejor que los excesos de Morrinson...

Mejor que la libertad...

Mejor que la vida.

sábado, 16 de octubre de 2010

Moon


Un millón de miradas, multitud sonrisas... tantos besos como estrellas hay en cielo, infinidad de caricias, te quieros y cosas bonitas que solo se puede sentir hacia una persona, esa persona que es capaz de hacerte feliz, de hacer que te sientas la persona más especial del mundo, de hacer que tu sonrisa vaya de oreja a oreja y nunca se borre, de llevarte a la luna y nunca bajar de ella...

jueves, 14 de octubre de 2010

miércoles, 13 de octubre de 2010

Perfection


Tú debes ser de esas chicas que dibujan corazones en los puntos de las íes.

sábado, 9 de octubre de 2010

Desperately



- ¿Sabes lo que más me gusta de ti? Tu libertad, tu forma de ver la vida, tu manera de vivir los momentos...
- ¿Y ya está?

- Tus besos.

viernes, 8 de octubre de 2010

7 Deadly Sins





Lujuria

Cuando la sangre rebosa en mis caderas, las chicas corrientes son tan bellas como un erial bajo el crepúsculo. Las esposas aburridas que hablan sobre faldas que desearían comprar son pitias, sobre cuyas lenguas rosadas y afiladas reposa un fuego similar al brandy; mientras, me preocupo de la carne que me llevare a la cama, y de la salsa que probaré esta noche. No pienso ni en el arte, ni en la pobreza, ni en nada útil. Enardecida, no veo la profundidad que tienen las cosas: si el amor es ciego, la lascivia es tuerta.

Gula

Esta es la cala donde las sirenas se deleitan. En esta espuma que surge de un mar amniótico, su canción liquida y sutil supone la ruina de los barcos, sus caderas, cubiertas de espuma, fluctúan. Las mareas son implacables. Ella monta a horcajadas sobre mi cara y pasa a ser una máscara suave y extraña, a través de la cual se atisba una espesura de anémonas. Bebo su uva, su vino; la podredumbre divina mancha mis labios, estoy borracha pero no soy capaz de decir “BASTA”.

Avaricia

Sé que existen ostras que no fallarán a la hora de dar como fruto una perla; un vellocino de oro que arco nunca encontró; unas campanas suaves de bronce pulido donde arden los rubíes; y unos huevos fabricados en plata…Gracias a esta riqueza que obtenemos fácilmente, a este lujo hecho de sudor, podemos despreocuparnos de todo depósito y retirada de efectivo; y gastar alegremente. Seamos ricos en el amor, y burlémonos de los pobres como si fuéramos unas mujerzuelas gordas y satisfechas de sí mismas.

Pereza

He de levantarme. Las sabanas son banderas que han quedado pisoteadas tras unas guerras espléndidas; cada escaramuza las ha manchado, cada retirada las ha desmejorado. No puedo yacer aquí, con las almohadas desplomadas y arrugadas cual ovejas inconscientes. En algún lugar me necesitan, necesitan mis manos y mi ingenio, no mis labios, ni mi vientre ni mi lengua, a quienes aquí si les espera. Este colchón me pide que le dé un descanso. Pero ¿cómo puedo trabajar, si me encuentro exhausta debido a esta indolencia?

Ira

Me vitupera furiosa como la legendaria Hécate, su mirada denota que está que echa chispas cual olmo quemado, encendida por el fuego del rencor. Promete que me arrancara la piel de la espalda a tiras mientras cierra esos puños que se mueven como serpientes, cual fieros flagelos. Jura que me hará sufrir unos tormentos ante los cuales el mismísimo Nerón palidecería. Si me encuentra, me matara con toda seguridad, me aplastará la columna con su tacón perfumado. Me domina el miedo y me escondo, y presa de un éxtasis provocado por el terror, temo que no me encuentre.

Envidia

Nadé, mientras la sal manaba, sobre aquel nido de rizos que había lamido con amor. Sostuve en las manos esos pechos más pálidos que el requesón y ya no deseé nada más. Ni siquiera emitió queja alguna mi lamprea reluciente, que husmeaba entre tus corales rosas. Sentí toda la dicha del mundo hasta que sonreíste, entonces toda satisfacción voló. Envidié lo que eras, lo que yo nunca podría ser: aquel ser que debajo de mi yacía tumbado, penetrado y venerado.

Soberbia

Sí, ella me adora, pero yo no me voy a arrastrar tan bajo. Jura que esas piernas de alabastro se abren solo para mí. Pero yo pongo reparos a tal afirmación: esquivo su vientre suave como el talco y desdeño un trasero que sonrojaría a la mismísima Calipigia. Con una mirada que solo sabe reposar en mí, me promete únicamente su exquisita desnudez. Con frialdad, giro la cabeza; menospreciando a alguien que quiere llevarme a la cama.